Introducción a los Futuros y Opciones | parte 1 - Los contratos de futuros

Los derivados financieros son contratos muy utilizados en los mercados a nivel global y cumplen funciones sumamente importantes en el desarrollo de la economía mundial. En esta primera parte analizaremos los contratos a futuro, su funcionamiento y operatoria.

Se trata de una forma de operatoria muy antigua que suele ser utilizada en los mercados de commodities (materias primas) para establecer precios futuros de compra/venta entre las partes productora y comercial. Pero esto se ha ido expandiendo también a los mercados financieros, utilizados como especulación, cobertura y/o arbitraje de los diversos activos.

Qué son los contratos de futuros?

Un contrato de futuros es un tipo de acuerdo estandarizado en el que dos partes se comprometen a intercambiar (comprar/vender) un número dado de bienes o valores, denominados como activo subyacente, en una fecha futura dada y a un precio establecido previamente. Estos tipos de contratos son una variante estandarizada y regulada de los conocidos contratos forward.

De forma más clara, al conformar un contrato de futuros, las dos partes implicadas se comprometen a comprar o vender un activo en una fecha y a un precio establecidos de antemano.

Estos instrumentos derivados se negocian en mercados institucionalizados, conocidos como mercados a término o mercados de futuros. En donde interviene una contraparte central y la única variante negociada es el precio (la fecha, la forma de entrega, la calidad de la mercadería y demás variables, ya están contempladas dentro del contrato).

Utilidad de los futuros

Estos instrumentos tienen 3 utilidades principales:

  • Cobertura. La cobertura de precios con contratos a futuro es muy utilizada tanto en los mercados de commodities como en los mercados financieros. Los productores y comerciantes de materias primas utilizan estos instrumentos para asegurarse un precio de compra/venta en un futuro cercano, cubriéndose de las posibles adversidades que podrían hacer que el precio se moviese en la dirección contraria a la esperada (al alza para los compradores y a la baja para los vendedores). En el mercado financiero, los inversores utilizan estos contratos para cubrir sus posiciones contra posibles caídas en el precio de los activos (ver -> cobertura de carteras de inversión)
  • Especulación. Muchos operadores utilizan los futuros para realizar operaciones especulativas, esperando obtener ganancias significativas operando tanto al alza como a la baja del mercado. El análisis técnico juega una rol fundamental en este tipo de operatoria con derivados financieros.
  • Arbitraje. Son operaciones de muy corto plazo que se utilizan para obtener una rentabilidad con los desfases de precio en los diferentes mercados.

Historia de los futuros

Si bien es verdad que el fuerte desarrollo de los instrumentos financieros derivados en los mercados actuales se produjo a mediados de la década del '70 con el desarrollo de contratos sobre petróleo, índices bursátiles y otros activos financieros, hay registro de operatorias de este estilo desde 2.000 años AC.

La evidencia histórica indica que en la zona de Mesopotamia aproximadamente en el siglo XIX AC ya se celebraban contratos a plazo (forwards) y operaciones de venta en corto con granos. Algunos escritos en cuneiforme sobre tablas de arcilla que se remontan al año 1.750 AC, prueban la utilización de estos contratos con opciones añadidas para financiar y gestionar los riesgos en el comercio con esclavos.

Estos documentos incorporaban también una característica sumamente importante: la posibilidad de transferir a un tercero el derecho de recibir el producto comerciado (esclavos), lo que implica la existencia de actores en el mercado que solo aportaran el capital de financiamiento para la empresa, esperando obtener una ganancia. Básicamente, utilizando estos contratos de forma especulativa.

Los templos, entre sus diversas tareas económicas, funcionaban como depósito de las mercaderías, validando cantidades y calidades, e intermediaban los pagos. Llevando a cabo un primitivo proceso de clearing.

Tras la caída de roma, no fue hasta el renacimiento que los contratos a término volvieron a ocupar un lugar importante en el desarrollo de la economía. Donde, en las ferias genovesas, los comerciantes implementaban un estilo de foro arbitral para determinar los tipos de cambios para las diferentes monedas en las operaciones a futuro, muy relacionado con los procesos de clearing actuales.

Las ciudades de Brujas y Amberes fueron los principales centros de comercio con estos contratos entre los siglos XII y XV, donde se pactaban contratos mucho más sofisticados, e incluso se operaban contratos similares a los swaps. En esta época, se agrega una variable importante en los contratos, y es que los mercaderes descubren que no es necesaria la entrega física del activo subyacente, sino que bastaba con que la parte perdedora compensara a la parte ganadora con el pago de la diferencia entre el precio de mercado (spot) contra el precio fijado en el contrato.

La burbuja de los precios de los tulipanes en 1630 conocida como la tulipomanía, en la que se negociaban varias veces el precio de los bulbos de estas flores y acabó en grandes pérdidas de capital, dio cuenta de la necesidad de regulación en este tipo de operatoria.

La negociación de estos contratos con una contraparte central ya se realizaba en el Dojima Rice Exchange de Japón, cerca del año 1.730 DC. y llegaba a negociarse más de 3 veces las existencias reales de arroz.

Más adelante, en el año 1851 con la creación del nuevo mercado a término de Chicago: el CBOT (Chicago Board Of Trade), comenzó el desarrollo de los mercados de futuros institucionalizados como los que conocemos hoy en día. En los que se llega a negociar más de 50 veces la producción mundial de commodities agrícolas como el trigo o la soja.

Para conocer más sobre la historia de los contratos a futuro, recomendamos ver el siguiente archivo:

Antecedentes históricos de los mercados de futuros y opciones - Invenio

Comprar y vender futuros

Comprar un futuro implica la obligación de comprar el activo subyacente, a un precio fijado de antemano, al vencimiento del contrato. Si una vez llegado el vencimiento, el precio del futuro es menor que el de liquidación, entonces habrá beneficios. En caso contrario, habrá pérdidas.

Por el contrario, vender un futuro supone la obligación de vender el activo subyacente al precio preestablecido, a la fecha de vencimiento del contrato. Cuando, al momento del vencimiento, el precio del futuro es mayor que el de liquidación, hay beneficios. Si es menor, entonces habrá pérdidas.

Para poder operar estos contratos es necesario hacerlo a través de la intermediación de un agente de bolsa que se encuentre asociado a estos tipos de mercados. Para ello, además de la cuenta comitente abierta en dicho agente, es necesario solicitar la habilitación para este tipo de operatorias, lo cuál muchas veces tiene requisitos de capital mínimo para la habilitación.

Aunque es diferente según el tipo de operatoria que se vaya a realizar (cobertura, especulación), es recomendable tener el asesoramiento de un profesional o contar con los conocimientos necesarios sobre estos contratos. Ya que, al tratarse de operaciones con apalancamiento, tanto las ganancias como las pérdidas pueden ser bastante significativas.

Negociar un futuro implica:

  • La liquidación diaria de las ganancias o pérdidas. Todos los días al cierre de la jornada operativa
  • El depósito de una garantía en la cámara de compensación (clearing house).

El sistema de garantías (clearing house)

La cámara compensadora o clearing house es una entidad diferente de los mercados, que se encarga de llevar a cabo las funciones de registro, compensación y liquidación de las operaciones con derivados financieros, y la administración de los márgenes de garantías. Su principal objetivo es el de garantizar el cumplimiento en las operaciones en el mercado.

Ésta cámara actúa como contraparte central de todas las operaciones de compra/venta realizadas por los diferentes actores dentro del mercado. Lo que significa que los operadores, al realizar una compra/venta de futuros lo estarán haciendo a través de la cámara, y no directamente con los demás operadores. Y es la cámara la que se encarga de realizar el match entre las partes compradoras y vendedoras de cada contrato.

Los márgenes de garantía inicial son un porcentaje del monto total de la operación, que suele rondar entre el 10 y el 15%, el cuál la cámara solicita al operador al momento de realizar la compra/venta de contratos a futuro. Es por esto que se dice que los futuros son instrumentos que funcionan con apalancamiento, porque un inversor puede operar futuros por un monto hasta 10 veces mayor al que tuvo que depositar. Haciendo que los rendimientos (tanto al alza, como a la baja) se maximicen.

Las cámara se encarga de liquidar las diferencias diarias en todos los contratos al final del cierre de cada jornada, contra el precio de cierre anterior, debitando y acreditando las diferencias a los operadores según los resultados del día.

Tipos de futuros

Existen contratos de futuros sobre gran cantidad de bienes y activos financieros, los más destacados de ellos son:

 

  • Materias primas agrícolas (soja, trigo, maíz, ...)
  • Ganaderos (novillo, ternero, ovino, ...)
  • Divisas (dólar, euro, libra, ...)
  • Bitcoin (solo en el mercado de futuros de Chicago)
  • Financieros (acciones, bonos, tasas)
  • Índices bursátiles (S&P 500, S&PMerval, Rofex 20, ...)
  • Otros commodities (petróleo, oro, plata, ...)
Comparte este artículo!
Log in to comment

Conoce las otras categorías de la sección "Revista"

Invertir
Capitalizá tus ahorros

Aprende a generar fuentes ingresos pasivos financieros.

Ver más!
Noticias
Novedades económicas

Las últimas novedades del mercado en nuestra plataforma.

Ver más!
Finanzas Personales
Organiza tus finanzas

Saber administrar tu dinero es sumamente importate, aprende cómo hacerlo!

Ver más!
Crypto
Bitcoin, blockchain y criptomonedas

Conoce cómo funciona este nuevo mercado y las aplicaciones de su tecnología.

Ver más!
Análisis Técnico
Estudio de gráficos

Interpretación de gráficos de precios con el fin de predecir los movimientos del mercado.

Ver más!